30 de junio de 2022

Francisco: “A mi edad ¡no es tan fácil partir en misión!”

Mirar hacia el pasado con gratitud es un signo de buena salud espiritual que alimenta la llama de la esperanza. Lo dijo el Papa Francisco a los participantes en el Capítulo General de los Misioneros de África, a quienes también manifestó su pesar por haber pospuesto su viaje al Congo y a Sudán del Sur. Además, Su Santidad anticipó que el próximo 3 de julio, en el día en que habría tenido que celebrar la misa en Kinshasa, lo hará en Roma con la comunidad congoleña

Vatican News

Antes de mediodía el Papa Francisco recibió, en la Sala Clementina del Palacio Apostólico a cincuenta y seis participantes en el Capítulo General de los Misioneros de África, conocidos como “Padres Blancos”. Al dar la bienvenida a estos queridos hermanos, y tras agradecer a su Superior general las palabras con las que introdujo este encuentro, el Santo Padre les dijo:

 

“Lamentablemente, con gran pesar, tuve que posponer mi viaje al Congo y a Sudán del Sur. En efecto, a mi edad ¡no es tan fácil partir en misión! Pero sus oraciones y su ejemplo me dan valor, y confío en que podré visitar a estos pueblos, a los que llevo en mi corazón”

 

Además, el Papa les dijo que el próximo 3 de julio, es decir el día en que habría tenido que celebrar la misa en Kinshasa, lo hará en Roma con la comunidad congoleña.

 

“Llevaremos a Kinshasa a San Pedro, y allí celebraremos con todos los congoleños romanos, ¡que son muchos!”

 

La misión como testimonio profético

Además, el Obispo de Roma compartió con los Padres Blancos su recuerdo de la celebración de su 150º aniversario vivido hace tres años junto a sus Hermanas Misioneras. De ahí su petición: “Por favor, ¡llévenle también a ellas mis saludos!”.

 

Y teniendo en cuenta que para el Capítulo General eligieron tratar el tema de la misión como testimonio profético, el Pontífice les propuso una breve reflexión al respecto.

 

“Pero primero quiero decirles que me ha gustado mucho escuchar que han vivido estos días ‘con gratitud’ y ‘con esperanza’. Esto es muy bonito”

 

Gratitud al Señor por el camino recorrido

Mirar hacia el pasado con gratitud es un signo de buena salud espiritual; es la actitud «deuteronómica» que Dios enseñó a su pueblo. Cultivar la memoria agradecida por el camino que el Señor nos ha hecho recorrer. Y esta gratitud es la que alimenta la llama de la esperanza”, les dijo el Papa, y añadió:

 

“Quien no sabe agradecer a Dios los dones que ha sembrado a lo largo del camino – aunque sea fatigoso y a veces doloroso – no tiene ni siquiera un ánimo esperanzado, abierto a las sorpresas de Dios y confiado en su providencia”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.