2 de diciembre de 2022

A woman in a cafe refuses a piece of white sugar for her tea. Say no to sugar and fast carbs. Diet for diabetes and addiction to sweet junk food

Ciudad de México a 29 de septiembre de 2022.- Con leche, bebidas vegetales, crema batida, caramelo y hasta chocolate, el café es la segunda bebida más consumida del mundo, después del agua. Esta popular bebida que a muchos les encanta, es reconocida no solo por su sabor único, también por los beneficios al beberlo. Sin embargo, otro componente que usualmente acompaña a esta bebida podría afectar la salud: el azúcar.

 

Y es que, sea una cucharada o dos, agregar azúcar al café podría contrarrestar la salud, aunque la cantidad sea ‘mínima’ a largo plazo puede traer repercusiones. En el Día Internacional del Café, que se celebra este 1 de octubre, la nutrióloga Beatriz Portilla hizo hincapié en limitar el azúcar añadido durante la preparación y reducir o eliminar los cafés ya mezclados que venden en tiendas de autoservicio o grandes cadenas.

 

“El café no solo ayuda a mantenernos en alerta o despertarnos, diversos estudios señalan que el café aporta múltiples sustancias antioxidantes y que lo mejor es disfrutar de esta bebida sin añadir azúcar”, indicó Portilla. De acuerdo con la PROFECO, 85% de los mexicanos toman de una a tres tazas al día y son los hombres los que consumen más: 3 tazas frente a dos tazas que toman las mujeres.

 

Si lo prefieres latte, capuccino o americano, sin azúcar es la mejor opción. Sin embargo, para muchas personas el sabor puede ser muy amargo. Para conservar el dulzor, los sustitutos de azúcar como Splenda® ayudan a mantener el sabor dulce y no se metaboliza como el azúcar.

 

“El ejercicio es simple”, señala la especialista en nutrición “por ejemplo, al sustituir las dos cucharaditas de azúcar en el café por un sobre de Splenda® Original de lunes a domingo, nos estamos ahorrando a la semana 14 cucharaditas de azúcar, es decir, 730 cucharaditas de azúcar al año”  puntualizó Portilla.

 

Además, el azúcar que consumimos no solo proviene del café, sino de toda nuestra alimentación y su consumo en exceso está relacionado con el desarrollo de enfermedades como sobrepeso, obesidad, diabetes y caries. Por ello, eliminar este ingrediente de la bebida que consumimos todos los días ayuda de manera significativa a reducir su consumo, tomando en cuenta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) exhorta a consumir máximo 10 cucharaditas de azúcar al día para un adulto con un índice de masa corporal normal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por si te lo perdiste