2 de febrero de 2023

La transparencia y la rendición de cuentas siempre han sido incomodos al poder, porque significa mostrar realidades y ver reducidos los espacios de maniobra y manipulación, sostuvo desde la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) la excomisionada del Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI), Jacqueline Peschard.

 

Durante la presentación del cuadernillo 44 “Democracia y Transparencia: binomio indisoluble”, la académica convocó a establecer una nueva relación entre el poder y la información sobre los asuntos públicos a favor de una sociedad mejor informada; y una buena manera de comenzar es este cuadernillo de estudio que entrelaza esos cuatro elementos que no puede desasociarse, por lo cual es necesario se difunda de manera masiva.

 

Dejó en claro que la transparencia está reconocida como un derecho humano universal en todas las convenciones y no se deben tener ningún tipo de condicionamiento para tener acceso a la información.

 

En México, recordó, la transparencia arribó en la década de los noventa para abrir y regular el acceso a la información pública, con un mecanismo legalmente establecido gracias al impulso de la ciudadanía y en buena medida por las movilizaciones y exigencias de las y los legisladores de oposición, periodistas y la comunidad académica.

 

Por eso, agregó, “si queremos que hoy la democracia blinde a las instituciones tienen que activarse las organizaciones de la sociedad civil, periodistas, empresarios, entre otros, al considerar que la transparencia y la democracia están bajo amenaza del Gobierno Federal.

 

En el Gobierno Federal no hay transparencia ni viabilidad en el ejercicio de la rendición de cuentas, enfatizó.

 

“Al gobierno no le gusta la transparencia -y está muy metido en atacar al INE-, pero ha dejado fuera del ataque a otros como al INAI: primero, en 2021 afirmó que no servía para nada, pero se confundió al desconocer que es el primer escalón del combate a la corrupción”.

 

Jacqueline Peschard, también Exconsejera Electoral del entonces IFE, señaló que desde las oficinas de gobierno, cuando atajan las solicitudes de información que se les solicitan, entre ellos la Presidencia de la República, en diversas materias son declaradas como de “seguridad nacional” o consideradas como reservada, por lo que, dijo, “no hay transparencia ni viabilidad en el ejercicio de la rendición de cuentas”.

 

“Hoy la transparencia es algo de lo que hablamos todos, tenemos la idea clara como una obligación de los entes públicos de abrir sus acciones al escrutinio de la población”.

 

Y agregó que “la democracia es el único sistema en que los ciudadanos pueden organizarse para deshacerse de gobernantes indeseables sin la vía armada y sí de manera pacífica, por lo que el voto se convierte en herramienta fundamental que no sólo termina ahí, sino que concluye con la vigilancia con el ejercicio del poder y la transparencia como herramienta fundamental”.

 

El Estado no puede hablar del ejercicio de derechos si no es responsable de socializar información

 

La Consejera Carla Humphrey Jordan, durante su participación de manera virtual, coincidió con la autora sobre ese binomio indisoluble entre democracia y transparencia.

 

Realizó un recorrido histórico sobre la aparición y evolución de la transparencia en el mundo, que en México se consolidó con la reforma al artículo 6 de la Constitución, que permite y obliga al Estado a tener informada a la población.

 

La Consejera Humphrey puntualizó que no se puede hablar de un ejercicio de derechos si no es responsable de la socialización de la información.

 

Aseguró que la transparencia se ha convertido en un bien público que es indispensable para evadir la corrupción, pero falta combatir la impunidad, por ello, agregó, que para que el ejercicio de transparencia cumpla su función se tiene que invertir en tecnología.

 

Transparencia y democracia son partes fundamentales para la apertura informativa

 

En su oportunidad, el Consejero Martín Faz, indicó que, bajo el sello editorial del INE, esta obra enriquece al Instituto Nacional Electoral porque el binomio de transparencia y democracia son partes fundamentales en la apertura informativa.

 

El libro representa una visión de conjunto de lo que ha sido la transparencia en México y en el contexto internacional, como fue con la primera ley de acceso a documentos públicos en el siglo XVII.

 

La transparencia y los derechos humanos tienen una carta de ciudadanía, lo que tiene que ver con la transición y alternancia bajo la lucha de las organizaciones de la sociedad civil.

 

Opinó que la oleada virtuosa de la transparencia que inició en 2000 y avanzó hasta el 2010, con cambios constitucionales en la Ley General y con la creación del IFAI y luego en el INAI, se terminó un periodo muy importante para la democracia, que hoy enfrentan desafíos muy importantes en materia de transparencia.

 

Entre ellas, añadió, los ataques de este gobierno hacia la democracia y la transparencia, además, existe una gran paradoja en todos los niveles de la vida pública por obstaculizar mediante mecanismo el control, pero, a su vez, ofrecer un exceso de información, lo cual resulta imposible encontrar y no es socialmente útil.

 

La mesa fue moderada por la Vocal Ejecutiva del INE en Baja California, Liliana Díaz de León Zapata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *