23 de septiembre de 2023

Netflix anunció en días pasados que empezaría a realizar cobros extra a los usuarios que compartieran sus contraseñas. La noticia fue comunicada por la compañía de streaming, causando el descontento de los usuarios. Además del precio de la suscripción –que en México comienza en $99 MXN y puede llegar a $299 MXN–, cada cuenta tendrá que pagar $69 más por persona que utilice la misma cuenta en otro domicilio. El precio ya es el más caro aplicado actualmente en México.

 

Una encuesta realizada por Competitive Inteligence Unit (CIU) en México en 2022 señaló que 60% de las personas presentes en la red comparten alguna cuenta, esto con el fin de poder tener acceso a más de un stream. Es decir, ante la gran variedad de plataformas disponibles, los consumidores invierten cada vez más en contenidos bajo demanda.

 

Sin embargo, como análisis de mercado, se observa que los consumidores son cada vez más selectivos con las suscripciones de streaming y a la hora de elegir las plataformas que ofrecen los contenidos que les gustan. Así, el número de personas que recorren el repertorio en busca de algo que ver está disminuyendo.

 

Esto abre una gran oportunidad para los servicios de streaming con modelos diseñados para ser más accesibles. Las plataformas con publicidad, que sufragan sus costos mostrando anuncios, están ganando seguidores. En los últimos meses, grandes empresas de streaming como Netflix han introducido nuevos planes con el fin de reducir los costos para los espectadores. Estas empresas también se benefician de tener una fuente adicional de ingresos con los anuncios de las marcas.

 

«El mercado del streaming se está volviendo más competitivo con cada vez más plataformas nuevas. La decisión de Netflix de cobrar una cuota adicional a sus planes abre una brecha para que otras empresas hagan hincapié en que compartir su acceso es gratuito. Prime Video, de Amazon, incluso jugó con que compartir la contraseña es gratis en las redes sociales, burlándose de la polarizante nueva decisión de su rival», comenta Gustavo Marra, Presidente de TVCoins.

 

Las plataformas con publicidad crecen mientras los precios del streaming suben

De acuerdo con una encuesta realizada por la empresa Magnite, 73% de los espectadores mexicanos utiliza alguna plataforma de video que cuenta con campañas publicitarias dentro de su programación. Servicios como Netflix ya muestran anuncios a sus suscriptores, en su plan básico.

«Los mexicanos ya están acostumbrados a ver anuncios debido al consumo de televisión abierta, con cortes comerciales que ocupan gran parte de la programación. Ahora, con el crecimiento del streaming con cada vez más plataformas y el valor de las suscripciones, es una adaptación natural cambiar hacia el servicio que permita la mejor experiencia costo-beneficio», agrega Gustavo Marra.

 

Los principales modelos de plataformas de streaming con publicidad son FAST (Free Ad-Supported Streaming Television), que son canales siempre programados que funcionan las 24 horas del día, 7 días a la semana, y son técnicamente análogos a los canales de emisión tradicionales; y AVOD (Advertising-Based Video On Demand), que se refiere a una biblioteca de contenidos que puedes ver cuando quieras. Netflix, HBO Max, Globoplay, Disney+ y similares no son ni lo uno ni lo otro, se consideran SVOD, Subscription Video On Demand, que libera el consumo de contenidos por suscripción.

 

«Con la gran variedad de servicios de streaming disponibles y el alto costo por suscribirse a todas las plataformas, es hora de que las plataformas con publicidad crezcan como alternativa para reducir el impacto financiero al usuario. Ya que para muchos merece más la pena consumir contenidos con cortes publicitarios que gastar más dinero en suscripciones sin anuncios», subraya el presidente de TVCoins.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Deja una respuesta

A %d blogueros les gusta esto: