Analizan en el Conacyt el estado de la innovación en México frente al T-MEC

La Dra. Álvarez-Buylla, directora general del Conacyt, advirtió acerca de la imperiosa necesidad de dar un vuelco a la política de innovación en México, especialmente en el contexto del T-MEC.

En el marco del neoliberalismo global, las corporaciones multinacionales establecieron mecanismos para controlar las agendas de investigación y los productos del trabajo científico y tecnológico alrededor del mundo. Con el fin de reflexionar profunda y colectivamente sobre este tema prioritario, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) organizó este lunes el panel “El T-MEC y los Desafíos para Transformar a México con Innovación”, en el que participaron los Dres. Raúl Delgado-Wise, John Saxe-Fernández, René Alberto Ramírez Gallego y la Mtra. Larisa Cruz Ornelas.

 

El evento fue inaugurado por la Dra. María Elena Álvarez-Buylla Roces, directora general del Conacyt, quien recordó que los regímenes neoliberales en México apostaron por invertir en innovación en las empresas, sin apoyar a la investigación en ciencia básica o de frontera en las instituciones públicas. Como consecuencia, nuestro país avanzó 7 lugares en términos de inversión en innovación, pero el Indicador de Eficiencia retrocedió 16 puestos pese a que, tan sólo en el sexenio de 2013 a 2018, fueron destinados más de 35 mil millones de pesos, vía Conacyt, para las empresas privadas. “Estos datos de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual nos plantean la necesidad imperiosa de dar un vuelco a la política de innovación en México, especialmente en el contexto del T-MEC”, reconoció.

 

El Dr. Raúl Delgado-Wise, presidente de la Red Internacional de Migración y Desarrollo, explicó que los productos del trabajo científico y tecnológico deberían ser bienes comunes intangibles, esto es, patrimonio de la humanidad: “las grandes corporaciones multinacionales, bajo el liderazgo de Estados Unidos, se apropian de ellos, los privatizan, comercializan y administran”. Para revertir este fenómeno, recrudecido en México por los tratados de libre comercio, Delgado-Wise sugirió promover una currícula de investigación alternativa mediante redes de conocimiento relacionadas entre sí y que atiendan a las necesidades sociales en armonía con la naturaleza. También habló de crear programas de repatriación y vinculación con la diáspora de mexicanas y mexicanos altamente capacitados que han emigrado al extranjero, y construir un Sistema Nacional de Universidades y Centros de Investigación Públicos, orientados hacia la problemática social.

 

En el mismo tenor, el Dr. René Alberto Ramírez Gallegos, investigador de la coordinación de Humanidades de la UNAM, mencionó la existencia de un “extractivismo infocognitivo que se apropia de los conocimientos generados en el sur, por parte de las transnacionales del norte, para producir ganancias”. A manera de ejemplo, relató lo ocurrido en la Secretaría de Educación Superior Ciencia y Tecnología e Innovación de Ecuador, donde desarrollaron un Código Orgánico de Economía Social de los Conocimientos, donde se estableció que el conocimiento era “un bien público, de naturaleza colaborativa”. En ese sentido, aseguró que el Código mantuvo la perspectiva de sentido público y común sin trasgredir los tratados internacionales en la materia.

 

Durante su intervención, el Dr. John Saxe-Fernández, académico del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM, alertó sobre los riesgos que representa el T-MEC para México, sobre todo en el capítulo 14 y sus respectivos anexos. Para Saxe-Fernández, estos riesgos son incluso mayores respecto a su antecesor, el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN). “El T-MEC es un tratado trilateral, pero donde Estados Unidos bilateraliza la relación con Canadá y con México, obteniendo grandes ventajas. Desde nuestra perspectiva, es un Estatocidio, es decir, la muerte del Estado-nación”, dijo.

 

En contraparte, la Mtra. Larisa Cruz Ornelas, directora de Propiedad Intelectual de la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología del estado de Jalisco, señaló como un logro para México la inclusión de capítulos en el T-MEC sobre el comercio digital, medio ambiente y pequeñas y medianas empresas. Explicó que los avances plasmados en el artículo 20 del Tratado apuntan a promover la innovación, la creación y transferencia tecnológica con base en el fortalecimiento del comercio digital, “lo que permitirá la creación de herramientas accesibles y de bajo costo que favorezcan la innovación a las pequeñas empresas”, finalizó.

 

Asistieron:

 

La Dra. María Elena Álvarez-Buylla Roces, directora general del Conacyt; la Dra. Carmen de la Peza Casares, directora adjunta de Desarrollo Científico (Conacyt); el Dr. Raúl Delgado Wise, presidente de la Red Internacional de Migración y Desarrollo y profesor investigador de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ); el Dr. John Saxe-Fernández, investigador del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM; la Mtra. Larisa Cruz Ornelas, directora de Propiedad Intelectual de la Secretaría de Innovación, Ciencia y Tecnología del estado de Jalisco; el Dr. René Alberto Ramírez Gallegos, investigador de la Coordinación de Humanidades de la UNAM, y el Dr. Edgar Záyago, investigador de la Universidad Autónoma de Zacatecas, quien fungió como moderador.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *