El Instituto Nacional Electoral (INE) realizó la videoconferencia “Grupos vulnerables ante el COVID-19”, a cargo de la asesora del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, Alejandra Isibasi, como parte del ciclo de conferencias de la Cátedra Francisco I. Madero, que el Instituto realiza conjuntamente con la UNAM.

 

El Director Ejecutivo de Capacitación Electoral y Educación Cívica del INE, Roberto Heycher Cardiel Soto, señaló que un tópico relevante para la democracia, particularmente bajo este contexto, es el de la crisis social en la pandemia y seguramente en la post pandemia, que agudiza la desigualdad en los sectores más vulnerables.

 

Mencionó que “vivimos una época paradójica que nos conecta con la tecnología y al mismo tiempo vivimos un distanciamiento social”.

 

Por ello, a través de la Cátedra Francisco I. Madero, el INE promueve espacios de reflexión y de intercambio con expertos, a fin de que la ciudadanía cuente con información, se apropie del espacio, sea agente de cambio y se fortalezca la democracia, “porque durante y después de esta pandemia, el mundo y nuestro país seguirá necesitando la democracia para vivir en paz”.

 

COVID-19 destapa prácticas de discriminación

 

La socióloga Alejandra Isibasi, planteó que la discriminación es un fenómeno histórico que atraviesa de manera generalizada a la población mexicana.

 

Definió la discriminación como un “trato diferenciado irracional e injustificado que resulta en la obstaculización o impedimento del ejercicio de los derechos”.

 

Mencionó que la Jornada de Sana Distancia decretada desde el 23 de marzo, que busca aplanar la curva en materia de contagio del coronavirus, tendrá un impacto diferenciado en la población.

 

Dejó en claro que “la pandemia no discrimina” y ha afectado a todas las personas; por ello, lo primero que se hizo fue identificar a los grupos de riesgo como las personas mayores, los que tienen enfermedades crónicas y mujeres embarazadas.

 

Señaló que la discriminación se da en un primer nivel por el impacto diferenciado de la pandemia a través de los prejuicios y estigmas frente al COVID-19 que han afectado a personas enfermas y sus familiares, personal de salud, personas de la diversidad sexual y extranjeros, en especial de origen asiático.

 

Isibasi explicó que, durante la pandemia la discriminación se agrava cuando una persona pertenece a varios de los grupos vulnerables, “y entre a más grupos pertenezco, peor mi condición de discriminación”.

 

De ahí que durante el confinamiento se han vulnerado derechos, como el acceso a la salud, el derecho laboral o tener al empleo, acceso a la educación, a la vivienda, a la justicia y a los servicios.

 

La videoconferencia fue moderada por Fernando Castañeda, coordinador de la Cátedra Francisco I. Madero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *