18 de julio de 2024

George Floyd, Black Lives Matters y el racismo: el origen de las protestas en EUA

Las protestan no paran y Donald Trump no quiere conciliar… mientras él amenaza, las calles de Estados Unidos arden y exigen un alto al racismo.

origen de las protestas en EUA

origen de las protestas en EUA

En los últimos días, Estados Unidos ha enfrentado jornadas difíciles: más allá de la pandemia por COVID-19 y la disputa entre reactivar la economía o salvar más vidas a través del confinamiento, una ola de protestas han sacudido a grandes ciudades y han amenazado la aparente tranquilidad y seguridad de la Casa Blanca.

Durante los primeros minutos de este 1 de junio, la intensidad de los reclamos de los manifestantes fue tal, que por primera vez la Casa Blanca apagó su iluminación en un intento de dispersar a aquellos que alzaron la voz y no tienen la intención de volver a guardar silencio, pese a las amenazas de Donald Trump.

https://twitter.com/gomezcarlos79/status/1267444009313714176

George Floyd, la muerte que detonó las protestas

El lunes 25 de mayo, George Floyd fue detenido en Minneapolis, acusado de realizar un pago con billetes falsos. Derek Chauvin, oficial de policía, esposó y derribó a Floyd en el suelo.

Lo recostó boca abajo y se arrodilló en su cuello durante al menos siete minutos, sin importar las súplicas de George, quien le pedía ayuda, que lo dejara respirar, que comprendiera que lo estaba lastimando y cada vez sentía más dolor en su estómago y su cuello.

George Floyd murió ese mismo día; de acuerdo con una autopsia privada, la causa de su fallecimiento fue asfixia.

Esto ha provocado que cada noche, desde el martes después de la muerte de Floyd, más calles se abarroten de personas que exigen justicia, un alto al racismo y al abuso policiaco.

Primero fue en Minneapolis y ahora las protestas se han extendido a casi la mitad del territorio estadounidense. Además, en otras ciudades del mundo han salido a protestar frente a las embajadas de Estados Unidos o en plazas públicas.

El fuego, los gritos y reclamos de los que están en las calles son combatidos por balas de goma, perdigones, gases lacrimógenos y detenciones por parte de los policías, la guardia nacional y otras fuerzas de seguridad.

«Black Lives Matters», la consigna que busca acabar con el racismo

En estas manifestaciones predominan tres consignas en los carteles: “I can’t breath” (no puedo respirar), la frase que empleaba Floyd para notificar la falta de aire a causa del aplastamiento por la rodilla del policía; “No Justice, No peace” (Sin justicia no habrá paz) y “Black Lives Matters” (La vida de los afroamericanos importa), una de las consignas modernas que llevan los movimientos antirracistas en el país.

Este lema se originó tras la muerte de Trayvon Martin, quien tenía 17 años y fue asesinado por un vigilante voluntario en un barrio de Florida mientras visitaba a su papá, en febrero de 2012.

Trayvon caminaba por la calle y el vigilante llamo al 911 al asegurar que vio a alguien extraño. En lugar de seguir las instrucciones que le señalaron, que fueron las de acercarse y dialogar, disparó.

Zimmerman, quien perpetró los disparos, fue enjuiciado por asesinato en segundo grado, pero en 2013 fue liberado de los cargos y con ello en redes sociales inició el hashtag #BlackLivesMatters.

Las protestan crecen en busca de hacer escuchar su reclamo: alto al racismo

El hijo del reverendo Martin Luther King Jr, que lleva el mismo nombre que su padre, recordó una frase que alguna vez mencionó el líder social:

“La revuelta es el lenguaje de los no escuchados. ¿Qué es en lo que Estados Unidos ha fallado? Ha fallado en escuchar que las promesas de libertad y justicia no se han cumplido”.

Esta frase continúa siendo un llamado al reconocimiento de lo que falta por lograr y lo que se necesita para alcanzar la igualdad y la justicia de cada caso, y que en 2020 sigue presente.

En más de la mitad de la nación las protestas siguen tomando fuerza, a pesar de los esfuerzos de reprimirlas por parte de las autoridades. Los ciudadanos siguen saliendo a las calles, quemando estaciones de policía, autos, rompiendo vidrios, pero sobre todo exigiendo igualdad y justicia.

En Washington, el presidente Donald Trump ha recurrido a resguardarse en su búnker mientras los manifestantes se acercaban y rodeaban la Casa Blanca, al tiempo que en otras ciudades han llamado a un toque de queda, pero la desobediencia civil prosigue.

La tarde del lunes 1 de junio, Donald Trump ordenó toque de queda para frenar de golpe con las protestas. Además, anunció que los gobernadores que no apoyen su medida contra los manifestantes, se verán rebasados por la acción de los guardias nacionales y el ejército, que actuará para recobrar «la paz» de Estados Unidos.

Esto ocurre a unos meses de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, por lo que Trump apuesta a una estrategia de orden y control ante los reclamos para ganar la simpatía y los votos de la derecha que lo llevó a ganar en los comicios de 2016.