12 julio 2020
Nueva Realidad

Nueva Realidad. Foto: El Financiero

¿Qué hacer para regresar a las actividades laborales de forma segura? Esta es la pregunta que todos los trabajadores y sus empleadores se han hecho.

El Gobierno Federal ya ha dado sus lineamientos generales con la publicación en el Diario Oficial de la Federación de la estrategia de la Nueva Normalidad; sin embargo, lo correcto es considerar que estaremos regresando a una Nueva Realidad y existe un semáforo para que las acciones se puedan ir realizando.

El retorno a la Nueva Realidad significa que seguimos teniendo riesgo de contagio, en ningún momento se ha dicho que ha desaparecido la COVID-19; sin embargo, la mayor parte de las personas piensan que regresarán a realizar las actividades como normalmente lo hacían. 

Debemos entender que hay un cambio de paradigma en las relaciones sociales, laborales y las actividades cotidianas, empezando por una nueva cultura de salud.

Tristemente observamos que del 1 al 3 de junio, los casos confirmados se han elevado. El día de ayer se informó que tan sólo en 24 horas se confirmaron 1,092 muertes y 3 mil 912 casos nuevos de Coronavirus y la letalidad es del 11.58%.

Pero lo más preocupante es observar que la mayoría de las personas no toman las precauciones mínimas para reducir el riesgo de contagio en los espacios donde hay más afluencia, como el transporte público. Debería realmente preocuparnos el ser la segunda nación con más fallecimientos en la región latinoamericana, por debajo de Brasil.

Este retorno que representa la tercera etapa de la estrategia de la Nueva Normalidad operará con un sistema de semáforos por regiones y se trata de un regreso donde el objetivo fundamental es continuar cuidándonos en lo personal para así, cuidarnos como sociedad.

Esta Nueva Realidad presenta muchos desafíos; en primer nivel de importancia, la insuficiencia de recursos humanos y materiales para la atención de enfermos por la COVID-19; en segundo, la situación económica que nos golpea a todos en el país. 

Pero lo más triste es ver que las demandas reales de los mexicanos no son la parte central de las acciones gubernamentales, más allá de los 622 mil 556 millones de pesos, que se destinarán a los programas sociales y a los proyectos prioritarios como el Tren Maya que no traerán la recuperación del trabajo en todos los sectores, es muy difícil percibir en el corto y mediano plazo que haya una respuesta acorde a las demandas más sentidas de una sociedad con grandes desigualdades, polarizada y, por si fuera poco, amenazada por la inseguridad y la violencia.

Ante este panorama, las micro, pequeñas, medianas y grandes empresas deben cumplir con los Lineamientos Técnicos de Seguridad Sanitaria en el Entorno Laboral emitidas por el gobierno, los cuales con base en las recomendaciones de la OMS y la OPS son acertadas, pero que difícilmente sin una buena difusión y marco jurídico, que incluya sanciones, será casi imposible que la mayoría de los ciudadanos respete, no porque las empresas no hagan lo que corresponde dentro de sus instalaciones con sus trabajadores, usuarios y clientes; sino porque el éxito depende de lo que hagamos todas las personas en nuestras casas y traslado a nuestros trabajos, así como el que existan las condiciones para cumplir las recomendaciones que señalan en las fichas técnicas emitidas por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Asimismo, se incluye una lista de comprobación de medidas de dichos lineamientos que debe ser contestada y que incluye cambios y adecuaciones en:

  • Medidas de Ingeniería: cambios y adecuaciones en la estructura física de las instalaciones.
  • Medidas Administrativas: formas de trabajo (presencial y/o a distancia); escalonar la entrada de los trabajadores, entre otras.
  • Proporcionar el Equipo de Protección Personal (EPP): es para evitar que los trabajadores estén expuestos a riesgos de contagio, se les debe proveer de las herramientas para la protección ocular o facial.
  • Dar Capacitación sobre todas las situaciones de manejo del COVID-19: deben tener un programa de capacitación para el personal directivo o gerencial de las acciones a realizar en la empresa para prevenir y evitar cadenas de contagio.
  • Acciones para la Promoción a la Salud: se debe tener un programa de salud física y mental para los trabajadores, referente a los Cuidados de COVID-19; contar con un instrumento para identificar síntomas y contactos en el trabajo y comunitarios, entre otros.

Todas las acciones que se desprenden de las mencionadas medidas son procesos que deben llevar tiempo para hacerlas y se deben realizar con base en un diagnóstico situacional, que nos permitirá detectar los puntos de riesgo y puntos de control sanitarios en la estructura de las organizaciones, tales como:

  • Espacio de estancia social
  • Ventilación (natural y/o sistemas especiales)
  • Señalética sanitaria
  • Mobiliario para recolección de basura
  • Zona segura de tránsito de personas
  • Zonas para actividades grupales

La respuesta a la pregunta inicial de: ¿Qué hacer para regresar a las actividades laborales de forma segura? depende del cómo lo hagamos y lo honestos que seamos. 

El gobierno no debió afirmar que el 1 de junio terminaba la Jornada Nacional de la Sana Distancia, lo que debió informar es que terminaba el confinamiento social con el #QuédateEnCasa.


  • Mercedes Escudero Carmona es originaria del Distrito Federal y reconocida como una de Los 300 Líderes más Influyentes de México en 2017, 2018 y 2019.

Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la FCPyS de la UNAM; con Maestría en Comunicación y especialización en comunicación política e institucional, por la Universidad Iberoamericana.

Actualmente, es Presidente de la organización CPTED (Crime Prevention Through Environmental Design) Capítulo México de la Internacional CPTED Association (ICA), además de desempeñarse como Investigadora y Directora General del Centro de Estudios en Seguridad Ciudadana y Humana SC.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *