24 octubre 2020

A pesar del escenario de sequía extrema que enfrenta Chihuahua, el estado aportará al pago del Tratado Internacional de Aguas, el 42 por ciento del volumen que México debe entregar, es decir, 2 mil 158 millones de metros cúbicos, señaló el gobernador Javier Corral.

 

“Yo rechazo absolutamente que nosotros nos hayamos opuesto al cumplimiento del Tratado. Varios meses me quedé solo, defendiendo ante muchos sectores de la sociedad chihuahuense, ante los propios productores, la necesidad de contribuir con el país, y de que teníamos que entrar en una racionalidad”, agregó.

 

En entrevista con la periodista Carmen Aristegui dijo que es falso que Chihuahua haya entregado el 55 por ciento de “lo que le corresponde”, como dijo el Presidente, además de que en ninguna parte del Tratado dice cuánto debe aportar cada entidad o cuenca.

 

“No hay una cláusula, un inciso que diga ‘a este estado le corresponde tanto”, reiteró.

 

Explicó que el pago depende en mucho de los escurrimientos que permitan las precipitaciones pluviales que ocurran en las entidades y Chihuahua históricamente ha pagado en algunos quinquenios hasta el 80 por ciento del total requerido al país.

 

“Con datos de la Conagua, Chihuahua en los últimos 10 años ha portado el 38 por ciento, y hoy con extrema sequía, Chihuahua aporta el 42 por ciento. Entonces, son informaciones, son datos inexactos, por no decir falsos, porque al Presidente le nutren la información, y él dice que ‘así es’, le cree a sus colaboradores, y hay mucha insidia, y muchas ganas de estar confrontando y de estar descalificando”, destacó.

 

El gobernador de Chihuahua consideró que la Federación no puede hacer un desplante al Gobierno del Estado y poner en riesgo la seguridad de las personas, al abandonar el Grupo de Coordinación para la Construcción de la Paz ante la defensa que se ha brindado a los agricultores.

 

Con relación a la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador de sacar a las fuerzas federales del Grupo de Coordinación para la Construcción de la Paz, señaló que la materia no es cuestión de voluntades, sino que el artículo 119 de la Constitución lo mandata como obligación de la Federación, de brindar protección a las entidades.

 

“Estamos en una circunstancia muy difícil, en la que por un desplante se pone en riesgo la seguridad de las personas. Lo que está en medio, cuando hablamos del tema de seguridad pública, son las vidas, la integridad de las personas, el patrimonio”, expresó.

 

Recordó que el Gobierno Federal se había comprometido a no politizar el tema y a asumirlo como un campo de neutralidad política.

 

El mandatario señaló que lo único que se pidió fue desmilitarizar el conflicto del agua en la entidad, ya que primero se le confirió el desfogue de las presas al Ejército y luego a la Guardia Nacional (GN) cuando esto es una competencia directa y exclusiva de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

 

“Y bueno, pues debo decirte que no habido, de nuestra parte, descalificación alguna a la Guardia Nacional, no tienen de mí, y si lo tienen que lo saquen, una sola expresión descalificándola”, reiteró.

 

Recordó que ante la constante negativa del presidente Andrés Manuel López Obrador, para recibir sus llamadas, mensajes e incluso audiencias, como gobernador propuso una solución que protegiera los intereses legítimos de los productores sin dejar de cumplir el pago del agua a Estados Unidos.

 

Detalló que por medio de una carta le solicitó encontrar una solución política que no fuera ni policía ni militar, generar una propuesta con los productores y aprovechar a la significativa cantidad de elementos de la GN que enviaron, y reubicarlos en Ciudad Juárez para combatir el crimen organizado.

 

Sin embargo, la decisión del presidente fue enviar al Ejército a desfogar la presa La Boquilla, de manera que se buscó al gabinete de Seguridad federal para advertir que no debían hacerlo pues generaría un serio conflicto, agregó.

 

“Lo que no ha visto el Presidente de la República en Chihuahua, es que de ahí dependen 11 mil 700 propietarios, que el 60 por ciento son ejidatarios y que el promedio de superficie de riego en la cuenca del Río Conchos, no es mayor a 5 hectáreas”, observó.

 

Javier Corral dijo que parte de las consecuencias de la ausencia de la Federación, fue que varios sectores tomaron casetas e incendiaron oficinas estatales, pero el Gobierno Federal “pretende derivarnos a nosotros la responsabilidad de una competencia que es directa y exclusiva de ellos”.

 

“Jamás –añadió– nos dieron posibilidades de ser mejores interlocutores a partir de nuestras propias propuestas, y luego en ese proceso, se viene la sequía”.

 

Recordó que el Gobierno de Chihuahua siempre propuso a López Obrador que esperaran la captación que lograran las presas, derivado de la lluvia pues de vaciarlas generaría un enorme problema en el siguiente ciclo agrícola.

 

“Yo te puedo decir, que en este momento las presas de Chihuahua, ya con las pérdidas que se tiene sobre todo por evaporación, el nivel que hay que conservar dentro de la infraestructura, etcétera, el estado se va a quedar con el 53 por ciento de la capacidad para garantizar el siguiente ciclo agrícola”, describió el gobernador.

 

Informó que en 2020 se han utilizado 1 mil 200 millones de metros cúbicos para los tres distritos del Sistema de Riego y van a quedar unos 650 millones de metros cúbicos “por eso les hemos insistido en que no le puede sacar un litro más a La Boquilla, Chihuahua sigue aportando”.

 

“Por ahí está fluyendo el agua de Las Vírgenes y de El Granero, y ya no puede salir más agua de El Granero, porque la obra de toma sólo da 22 metros cúbicos por segundo, y de aquí al 24 de octubre van a salir otros 60 millones de metros cúbicos. Con eso Chihuahua habrá aportado el 42 por ciento”, explicó.

 

No obstante –advirtió– alguien le dijo al Presidente, que Chihuahua tiene que aportar, de los seis afluentes tributarios que aportan, más del 50 por ciento, aun cuando solo haya tenido 4 días de lluvia.

 

“Y en esas condiciones quieren que Chihuahua vacíe sus presas. Y están equivocados y está equivocado el que le ha aconsejado eso al Presidente de la República, de empecinarse con Chihuahua”, lamentó.

 

Señaló que las presas internacionales en México tienen 223 millones de metros cúbicos y en otras nacionales también se puede disponer del agua, pero buscan pagarlo solo con lo de Chihuahua.

 

“¿Por qué mejor no hablamos de quiénes son verdaderamente los responsables de este problema? ¿Por qué no le preguntamos a los funcionarios de Conagua, que siguen ahí y que fueron los responsables del mal manejo de las presas internacionales y nacionales en el Ciclo 34?”, reclamó.

 

Recordó que cuando Chihuahua cuestionó por qué Conagua no pagó los 323 millones de metros cúbicos que correspondían a 2015 y así se evitaba una tensión con el Gobierno de los Estados Unidos en este segundo quinquenio, respondieron que “fue una omisión”.

 

Agregó que el presidente López Obrador siempre lo ha dicho, que tiene mucho miedo que  este tema se le convierta en un asunto electoral al Presidente de los Estados Unidos, sobre todo en un estado como Texas, que es particularmente significativo en la contienda presidencial de este año.

 

“Se le ha dicho varias veces, por cierto él dice que lo dijo Benito Juárez, que nadie está obligado a lo imposible, pues nosotros decimos lo mismo: Chihuahua no está obligado a vaciar sus presas cuando hay agua en otras; entre Falcón y La Amistad, hay suficiente para completar el pago del Tratado, pero ya hubo una especie de empecinamiento”, enfatizó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *