3 de diciembre de 2020

La Agencia Brasileña de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) anunció este miércoles 21 de octubre la muerte de un voluntario que participaba en una prueba clínica de la vacuna contra COVID-19 desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

Pese a esto, la agencia señaló que los ensayos clínicos de la vacuna en Brasil seguirán y no ofreció mayores detalles sobre la persona fallecida, bajo el argumento de respetar la confidencialidad médica de los involucrados en los ensayos.

Por su parte, la Universidad Federal de Sao Paulo -que ayuda a coordinar los ensayos de fase 3 en Brasil- afirmó que el voluntario era brasileño. Oxford, en tanto, también confirmó que los ensayos continuarán.

Más tarde, Bloomberg News dio a conocer que la persona fallecida tenía 28 años y no recibió la dosis de la vacuna, sino que fue parte de los voluntarios a los que se les suministró placebo.

Esto explicaría la razón por la cual las pruebas de la vacuna seguirán su curso a pesar de la muerte de un voluntario.

El gobierno de Brasil ya tiene planes de comprar la vacuna desarrollada por AstraZeneca y producirla en su centro de investigación biomédica FioCruz, en Río de Janeiro, mientras que el Instituto Butantan, un centro de investigación del estado de Sao Paulo, está probando una vacuna china elaborada por Sinovac.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Vacuna de Pfizer podría comenzar a aplicarse después de las elecciones en EUA

Brasil tiene la segunda mayor cifra de muertes por COVID-19, con más de 154 mil decesos, sólo por detrás de Estados Unidos. Los casos en el país sudamericano suman más de 5,2 millones, el tercer peor brote después de Estados Unidos e India.

Con información de Reuters

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *