17 de junio de 2021

OPINIÓN | Accidente del metro, Sheinbaum la víctima 27

A la 4T le faltó empatía con los familiares de las personas fallecidas y heridas por el accidente de la Línea 12 del metro; le sobró soberbia y desprecio, comenzando por el presidente de la República

Accidente del metro Sheinbaum la víctima 27

Accidente del metro Sheinbaum la víctima 27. Foto: Proceso

Tal como lo adelanté en este espacio el pasado 5 de mayo, en el sentido de que los habitantes de la Ciudad de México ya habían juzgado el papel de los funcionarios del gobierno federal y dirigentes de Morena que tuvieron que ver con la construcción y mantenimiento de la Línea 12 del Metro, cuyo desplome dejó un saldo de 26 víctimas mortales, y que por esa razón “en materia electoral muchos ciudadanos podrían cambiar el sentido de su voto el próximo 6 de junio”, finalmente el tiempo me dio la razón y Morena es el gran perdedor en la capital del país.

De igual forma señalé que entre los damnificados estarían Marcelo Ebrard, Claudia Sheinbaum, Mario Delgado y Jorge Arganis Díaz Leal; sin embargo, hoy todo parece indicar que la que mayor daño sufrió fue la jefa de gobierno, quien literalmente se ha convertido en la víctima número 27, y para defenderse acusa una “campaña de desprestigio en contra de su movimiento”, lo que sea que eso signifique.

En aquella ocasión puntualicé que “guardadas las proporciones, no olvidemos lo que sucedió el 11 de marzo de 2004 en la estación Atocha de trenes de Madrid, España, cuando el mal manejo en la información sobre los verdaderos autores del atentado le costó la presidencia al Partido Popular, que hasta ese día llevaba la delantera en las preferencias electorales y en menos de una semana terminó perdiendo”.

Lo sucedido el 6 de junio en la Ciudad de México se parece tanto a aquel 11 de marzo del 2004, que si alguien hubiera revisado la historia de lo acontecido en España y tomado sus previsiones, hoy no estarían lamentándose, como lo hizo la secretaria general de Morena que textualmente dijo “le fallamos a Claudia Sheinbaum y a López Obrador”, sino festejando el triunfo y preparándose para las elecciones presidenciales de 2024.

Tuvieron poco más de un mes y no fueron capaces de hacer un efectivo control de daños que incluyera una atención real a las víctimas y no convertirse en una de ellas como terminó sucediendo con la jefa de gobierno. En vez de darle la dimensión que merecía, minimizó los hechos y hasta el nombre le cambió a la tragedia, en vez de accidente insistió en que se le llamara incidente, como si la gente de a pie entendiera la diferencia entre uno y otro.

Faltó empatía con los familiares de las personas fallecidas y heridas; en sentido inverso, sobró soberbia y desprecio, comenzando por el presidente de la República que en vez de levantarse y acudir a atender personalmente a las víctimas prefirió dormir para salir fresco al día siguiente en la “mañanera”, posteriormente mandaría al carajo el estilo de hacerlo.

Hoy deben entender que el dinero no lo es todo, que las víctimas y los votantes se ganan con sensibilidad y congruencia, esa que tal vez necesitaron los funcionarios responsables del accidente para renunciar a sus cargos en tanto se desarrollan las investigaciones, y no convertirse en juez y parte.

Para finalizar, anoté que “tal vez las elecciones intermedias del país puedan superarse con la promesa de que a partir de los peritajes se sancionará a los culpables ‘sea quien sea’; sin embargo, la principal preocupación es el 2024, cuando los dos ‘precandidatos’, Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum, tengan que dar la cara ante la ciudadanía en busca de votos, porque para que la línea 12 del Metro vuelva a funcionar completa tendrá que pasar por lo menos un año”.

Por lo pronto, la derrota del domingo 6 de junio parece indicar que ante la caída de la Línea 12 del Metro, los programas sociales y la atención de la pandemia no fueron suficientes para compensar el impacto mediático de un evento de tal magnitud.

A lo anterior se agregó la pérdida de empleos, cierres temporales y definitivos de unidades económicas que trajo consigo el coronavirus y que de parte del gobierno capitalino no hubo apoyo económico alguno y terminaron cobrándoselo en las urnas, el resto de la historia se cuenta solo.

*Las ideas contenidas en este texto son responsabilidad de su autor y no reflejan la postura de News Report MX

Facundo Rosas realizó sus estudios de Ingeniería en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), donde fue condecorado con la “Medalla al Mérito Universitario”;  cuenta con Maestrías en Administración y en Seguridad Pública y Derechos Humanos.

Su trayectoria incluye el haber sido Director General de Terrorismo de la Policía Federal Preventiva (PFP), Director General de Análisis Táctico de la Agencia Federal de Investigación (AFI), Coordinador de Inteligencia para la Prevención de la PFP, Subsecretario de Estrategia e Inteligencia Policial de la SSP Federal, Subsecretario de Prevención, Vinculación y Derechos Humanos de la SSP Federal, entre otros cargos.

Facundo Rosas
Ingeniero Facundo Rosas

Entre marzo de 2010 y febrero de 2012 atendió directamente la problemática de violencia en Ciudad Juárez, Chihuahua en el marco de la Estrategia “Todos Somos Juárez”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *