28 de junio de 2022

El Papa: la vejez es un límite y un don, descartarla es traicionar la vida

Francisco vuelve a advertir contra la cultura que margina a los ancianos seleccionando la vida en función de la utilidad. Por el contrario, los ancianos deben estar en el centro de la atención de la comunidad: el diálogo entre los niños y los abuelos es fundamental para evitar el crecimiento de «una generación sin pasado, es decir, sin raíces»

Otra catequesis dedicada a la vejez en la audiencia general de hoy. El punto de partida de la reflexión del Papa Francisco es esta vez un pasaje del Evangelio de Marcos. El tema es «El alegre servicio de la fe que se aprende en la gratitud».

 

“Cuando salió de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron de inmediato. El se acercó, la tomó de la mano y la hizo levantar. Entonces ella no tuvo más fiebre y se puso a servirlos.(Mc 1,29-31)”

 

«La suegra de Simón estaba en cama con fiebre», escribe el evangelista. Y el Papa Francisco comenta diciendo que incluso la simple fiebre en la vejez puede ser peligrosa. Por eso, en la vejez, hay que tener paciencia con el cuerpo y comprender lo que todavía se le puede pedir.

 

La enfermedad pesa sobre las personas mayores de una manera diferente y nueva que cuando se es joven o adulto. Es como un duro golpe que cae en un momento ya difícil. La enfermedad del anciano parece acelerar la muerte y, en todo caso, disminuir ese tiempo de vida que ya consideramos corto. Nos asalta la duda de que no nos recuperaremos, de que «esta vez será la última vez que enferme…». No se puede soñar con la esperanza en un futuro que ahora parece inexistente.

 

Es bueno para la comunidad cuidar de los ancianos

Y hay una lección en el pasaje evangélico que el Papa subraya, el hecho de que Jesús no va solo a visitar a la anciana enferma, sino que va a ella junto con los discípulos. Y Francisco continúa diciendo que es «la comunidad cristiana la que debe ocuparse de los ancianos», especialmente hoy, cuando el número de ancianos ha crecido.

 

Debemos sentir la responsabilidad de visitar a los ancianos que a menudo están solos y presentarlos al Señor con nuestra oración. Jesús mismo nos enseñará a amarlos. «Una sociedad es verdaderamente acogedora de la vida cuando reconoce que ella es preciosa también en la ancianidad,en la discapacidad, en la enfermedad grave e, incluso, cuando se está extinguiendo» (Mensaje a la Academia Pontificia para la Vida, 19 de febrero de 2014). La vida siempre es preciosa.

 

La gratitud de la mujer

Jesús cura a la mujer y enseña así a los discípulos que «la salvación se comunica a través de la atención a esa persona enferma», mientras la mujer expresa toda su gratitud por la ternura de Dios hacia ella. Y el Papa vuelve a un concepto en el que insiste a menudo: la cultura del descarte, que socialmente intenta borrar a los viejos como si fueran una carga. Y continúa:

 

Esto es una traición a la propia humanidad, es la cosa más fea, esto es seleccionar la vida según la utilidad, según la juventud y no con la vida tal y como es, con la sabiduría de los mayores, con las limitaciones de los mayores. Los ancianos tienen mucho que darnos: está la sabiduría de la vida. Tanto para enseñarnos: por eso nosotros tenemos que enseñar, incluso de niños, para que cuiden, para que vayan con los abuelos. El diálogo entre jóvenes, niños y abuelos es fundamental, es fundamental para la sociedad, es fundamental para la Iglesia, es fundamental para la salud de la vida. Donde no hay diálogo entre los jóvenes y los mayores, falta algo y crece una generación sin pasado, es decir, sin raíces.

 

Los ancianos son valiosos, no deben ser marginados

La anciana curada por Jesús se levanta, narra el evangelista, y se pone al servicio de los discípulos. Así que ella también les da una lección, observa Francisco, demostrando que «incluso siendo ancianos se puede, incluso se debe, servir a la comunidad», superando «la tentación de hacerse a un lado».

 

Si los ancianos, en lugar de ser descartados y excluidos de la escena de los acontecimientos que marcan la vida de la comunidad, fueran colocados en el centro de la atención colectiva, se les animaría a ejercer el precioso ministerio de la gratitud a Dios, que no olvida a nadie. La gratitud de los ancianos por los dones recibidos de Dios en sus vidas, como nos enseña la suegra de Pedro, devuelve a la comunidad la alegría de la convivencia, y da a la fe de los discípulos el rasgo esencial de su destino.

 

Jesús pide servicio a todos, hombres y mujeres

A continuación, el Papa Francisco hace una aclaración: «El espíritu de intercesión y de servicio, que Jesús prescribe a todos sus discípulos, no es simplemente un asunto de mujeres», y afirma:

 

El servicio evangélico de la gratitud por la ternura de Dios no se escribe de ninguna manera en la gramática del hombre amo y la mujer sierva: no, esto no es cierto. Sin embargo, esto no quita que las mujeres, sobre la gratitud y la ternura de la fe, puedan enseñar a los hombres cosas que a ellos les resultan más difíciles de entender. La suegra de Pedro, antes de que llegaran los Apóstoles, por el camino del seguimiento de Jesús, les mostró también el camino.

 

Francisco concluye con una bella imagen: la dulzura de Jesús hacia la mujer en esta página del Evangelio demuestra claramente «su especial sensibilidad hacia los débiles y los enfermos, que el Hijo de Dios había aprendido ciertamente de su Madre».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.