dom. Feb 23rd, 2020

14 de febrero: día de amor, protestas feministas y lucha por la dignidad

Ni la lluvia, ni los químicos lanzados por policías de la CDMX lograron apagar el ímpetu de las mujeres que salieron a las calles para hacer de este 14 de febrero una jornada de lucha feminista

14 de febrero protesta feminista en cdmx por Ingrid Escamilla

14 de febrero protesta feminista en cdmx por Ingrid Escamilla. Foto: El Universal

«El silencio también mata», fue una de las consignas que se vieron desde las primeras horas de este viernes 14 de febrero a las afueras de Palacio Nacional, lugar en el que un contingente de mujeres se reunieron para exigir al presidente López un pronuncionamiento claro y acciones concretas para combatir la violencia machista.

Adentro, rodeado de reporteros y en un ambiente aparentemente controlado, el titular del Ejecutivo no cumplió; a pesar de recibir cuestionamientos directos de parte de la periodista conocida como Frida Guerrera, López fue esquivo y entregó a la opinión pública un improvisado decálogo que minutos después fue oficializado y replicado por todos los miembros de la cuarta transformación.

De vuelta afuera, en las puertas de la casa y despacho del presidente, hubo muestras de enojo, hartazgo y repudio ante las cifras de feminicios que demuestran que en México las mujeres no están seguras en ningún lado.

De acuerdo con las últimas cifras conocidas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en nuestro país una mujer es asesinada cada dos horas y media; en promedio, son entre nueve y 10 las víctimas al diarias, y no parece que las cosas mejoren, y -más allá de la retórica- tampoco parece que haya intención del gobierno para que la situación cambie.

El día del amor y la amistad avanzó y mientras en el Zócalo se preparaban para el concierto gratuito de San Valentín, en los alrededores del Centro Histórico las mujeres se reagrupaban y se organizaban para hacer de este día una jornada de lucha.

Primero, un grupo reducido se apersonó en las instalaciones del periódico Reforma, el cuál también edita el diario «Metro», uno de los que publicó las fotografías del cuerpo Ingrid Escamilla, uno de los últimos casos de feminicidio que logró estremecer e indignar al país.

En las instalaciones del Reforma las manifestantes dialogaron con directivos de la publicación y partieron de regreso a uno de los lugares que construyeron como símbolo de su lucha por los derechos de todas las mujeres: La Antimonumenta, ubicada frente al Palacio de Bellas Artes, el cual ya estaba resguardado por vallas metálicas y policías capitalinos.

El cielo comenzó a nublarse y más mujeres llegaron al punto de encuentro; de ahí marcharon en conjunto hasta las instalaciones de La Prensa. A su paso dejaron huellas de su andas, pintas y recordatorios de que en México se mata a las mujeres porque se puede, porque la impunidad es una constante.

En el edificio de uno de los periódicos de nota roja más populares de la Ciudad de México ya había un contingente de policías esperando a las mujeres que buscaban ser recibidas por los directivos del diario.

El enojo y la indignación dejaron constancia en una camioneta que fue usada como lienzo para las consignas y después incendiada. «Que arda todo», gritaban, al tiempo que exigían justicia para Ingrid, para todas.

Con químico seco, las policías intentaron persuadir a las manifestantes, pero ni eso ni la lluvia logró apagar el ímpetu.

Minutos más tarde, una comitiva fue recibida por los directivos de La Prensa, dialogaron y salieron en orden.

Hoy, la Ciudad de México se llenó de globos, rosas y corazones, muestras de amor romántico. Pero también las calles de la capital del país retumbaron y fueron testigo de una lucha que crece, que gana espacios y esta dispuesta a arrebatar los derechos que les corresponden y que no se consiguen con decálogos ni silencios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *